Trastorno del desarrollo de la coordinación

Trastorno del desarrollo de la coordinación: una dificultad motora que afecta la vida diaria

El trastorno del desarrollo de la coordinación (TDC), también conocido como dispraxia, es una condición neuromotora que afecta la capacidad de una persona para planificar y ejecutar movimientos coordinados. Esta dificultad motora puede interferir en diversas áreas de la vida diaria, como el rendimiento académico, las habilidades sociales y el desarrollo emocional. En este artículo, exploraremos en detalle qué es el TDC, sus causas, síntomas, Diagnóstico y tratamiento.

¿Qué es el trastorno del desarrollo de la coordinación?

El TDC se caracteriza por la dificultad para aprender y coordinar movimientos motores finos y gruesos. Las personas con TDC pueden tener dificultades para realizar tareas básicas como atarse los zapatos, abrochar botones o lanzar una pelota. Estas dificultades no se deben a problemas de fuerza o habilidad, sino a la planificación y coordinación de los movimientos.

Causas del trastorno del desarrollo de la coordinación

Las causas exactas del TDC aún no se conocen completamente, pero se cree que una combinación de factores genéticos y ambientales puede estar involucrada. Algunos estudios sugieren que el TDC puede estar relacionado con anomalías en el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso central.

Síntomas del trastorno del desarrollo de la coordinación

Los síntomas del TDC pueden variar de una persona a otra, pero generalmente incluyen:

  • Dificultad para coordinar movimientos finos y gruesos
  • Inhabilidad para aprender nuevas habilidades motoras
  • Poor equilibrio y coordinación
  • Torpeza motora
  • Problemas para seguir instrucciones verbales
  • Dificultades en la escritura a mano
  • Problemas en el rendimiento académico
  • Baja Autoestima y problemas emocionales

Diagnóstico del trastorno del desarrollo de la coordinación

El diagnóstico del TDC se realiza a través de una evaluación exhaustiva que incluye la observación de los movimientos del individuo, pruebas de coordinación y entrevistas con los padres o cuidadores. Es importante descartar otras posibles causas de las dificultades motoras antes de llegar a un diagnóstico definitivo.

Tratamiento del trastorno del desarrollo de la coordinación

Si bien no existe una cura para el TDC, existen intervenciones terapéuticas que pueden ayudar a las personas a desarrollar estrategias compensatorias y mejorar sus habilidades motoras. La Terapia ocupacional es una de las opciones de tratamiento más comunes, que se centra en mejorar la coordinación y las habilidades de planificación motora.

Además, es importante brindar un ambiente de apoyo y comprensión a las personas con TDC. Los padres, cuidadores y maestros pueden desempeñar un papel fundamental en la promoción de la confianza y autoestima de los individuos afectados, así como en la Adaptación de las tareas y actividades para facilitar su participación.

Gemma Albarracín: experta en trastorno del desarrollo de la coordinación

Si estás buscando asesoramiento profesional en el área del trastorno del desarrollo de la coordinación, te recomendamos contactar con Gemma Albarracín, un reconocido gabinete de psicología especializado en esta materia. Con su experiencia y conocimientos, Gemma Albarracín puede brindar la orientación necesaria para comprender y abordar las dificultades asociadas con el TDC.

En conclusión, el trastorno del desarrollo de la coordinación es una condición que puede tener un impacto significativo en la vida diaria de las personas afectadas. Sin embargo, con el apoyo adecuado y las intervenciones terapéuticas adecuadas, es posible superar las dificultades motoras y alcanzar un mayor grado de independencia y bienestar.

Gemma Albarracín

Gemma Albarracín

Psicóloga General Sanitaria experta en transtornos de personalidad y EMDR. Divulgadora de contenidos en YouTube.

Solicitar una sesión

Deja una respuesta

Soy la psicóloga Gemma Albarracín

Psicóloga y YouTuber. Llevo muchos años trabajando en este campo y me apasiona ayudar a las personas que han pasado por situaciones traumáticas. Gracias a mi experiencia, puedo ofrecerte soluciones a medida que se adapten a tus necesidades individuales.

Mi práctica se basa en la compasión, la comprensión y la empatía. Creo en la creación de un lugar seguro donde las personas puedan recuperarse de sus traumas. Me esfuerzo para que cada cliente se sienta escuchado, respetado y apreciado durante todo el proceso.

Para mí es importante que cada persona sea tratada con dignidad y respeto mientras recibe apoyo a lo largo de su viaje hacia la recuperación. 

Mi objetivo final es ayudarte a encontrar la paz interior y la alegría. Comprendo que el proceso puede ser difícil, pero merece la pena y, en última instancia, conduce a encontrar la fuerza, la paz y la felicidad interior.

Encuéntrame aquí

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat
¡Hola! ¿Necesitas ayuda?