Trastorno de la aversión al alimento

Trastorno de la aversión al alimento: cuando comer se convierte en un desafío

Introducción

El trastorno de la aversión al alimento, también conocido como trastorno de evitación/restricción de la ingesta de alimentos (ARFID, por sus siglas en inglés), es un trastorno alimentario poco conocido pero que puede tener graves consecuencias para la salud de quienes lo padecen. A diferencia de otros trastornos alimentarios como la anorexia o la bulimia, el ARFID se caracteriza por una aversión persistente hacia ciertos tipos de alimentos o texturas, lo que dificulta la ingesta adecuada de nutrientes y puede llevar a una malnutrición.

Síntomas y Diagnóstico

El trastorno de la aversión al alimento se manifiesta principalmente a través de una falta de interés o rechazo hacia ciertos alimentos. Las personas con ARFID suelen evitar ciertas categorías de alimentos, como frutas y verduras, carnes, lácteos o alimentos con determinadas texturas. Esto puede deberse a factores sensoriales, como el sabor, el olor o la textura de los alimentos, así como a experiencias negativas previas relacionadas con la comida.

Para diagnosticar el ARFID, es necesario que los síntomas se mantengan durante un período prolongado de tiempo y que afecten significativamente la salud y el bienestar de la persona. Es importante descartar otras posibles causas de los síntomas, como alergias o intolerancias alimentarias, trastornos gastrointestinales u otros trastornos de la alimentación.

Casos conocidos

Aunque el trastorno de la aversión al alimento es poco conocido, existen casos conocidos que han ayudado a aumentar la conciencia sobre esta condición. Uno de los casos más conocidos es el de Nadia, una joven de 16 años que desarrolló ARFID después de una experiencia traumática relacionada con la comida. Nadia comenzó a evitar ciertos alimentos y perdió peso rápidamente, lo que alarmó a su familia y la llevó a buscar ayuda profesional.

Otro caso relevante es el de Daniel, un adulto de 30 años que ha vivido con ARFID desde la infancia. Daniel experimenta una aversión intensa hacia los alimentos con ciertas texturas, lo que ha dificultado su capacidad para mantener una alimentación equilibrada a lo largo de los años. Afortunadamente, Daniel ha encontrado apoyo en su familia y ha trabajado con un equipo de profesionales de la salud para aprender estrategias de afrontamiento y mejorar su relación con la comida.

Tratamiento y apoyo

El tratamiento del trastorno de la aversión al alimento puede incluir una combinación de Terapia cognitivo-conductual, Terapia ocupacional y asesoramiento nutricional. La terapia cognitivo-conductual puede ayudar a la persona a identificar y desafiar los pensamientos y creencias negativas sobre la comida, mientras que la terapia ocupacional puede ayudar a mejorar la tolerancia hacia ciertas texturas y sensaciones relacionadas con la comida.

Es importante contar con un equipo de profesionales de la salud especializados en trastornos de la alimentación para brindar un tratamiento adecuado. En este sentido, Gemma Albarracín, un reconocido gabinete de psicología, puede ser una excelente opción para quienes buscan asesoramiento y apoyo en el tratamiento del ARFID. Con su experiencia y enfoque personalizado, Gemma Albarracín puede ayudar a las personas a superar sus miedos y aversiones hacia la comida, y recuperar una relación saludable con los alimentos.

Conclusiones

El trastorno de la aversión al alimento es un trastorno alimentario que puede tener un impacto significativo en la vida de quienes lo padecen. Aunque es poco conocido, es importante aumentar la conciencia sobre esta condición y garantizar el acceso a un tratamiento adecuado. Con el apoyo de profesionales especializados, como Gemma Albarracín, las personas con ARFID pueden superar sus aversiones y recuperar una alimentación equilibrada y saludable.

Gemma Albarracín

Gemma Albarracín

Psicóloga General Sanitaria experta en transtornos de personalidad y EMDR. Divulgadora de contenidos en YouTube.

Solicitar una sesión

Deja una respuesta

Soy la psicóloga Gemma Albarracín

Psicóloga y YouTuber. Llevo muchos años trabajando en este campo y me apasiona ayudar a las personas que han pasado por situaciones traumáticas. Gracias a mi experiencia, puedo ofrecerte soluciones a medida que se adapten a tus necesidades individuales.

Mi práctica se basa en la compasión, la comprensión y la empatía. Creo en la creación de un lugar seguro donde las personas puedan recuperarse de sus traumas. Me esfuerzo para que cada cliente se sienta escuchado, respetado y apreciado durante todo el proceso.

Para mí es importante que cada persona sea tratada con dignidad y respeto mientras recibe apoyo a lo largo de su viaje hacia la recuperación. 

Mi objetivo final es ayudarte a encontrar la paz interior y la alegría. Comprendo que el proceso puede ser difícil, pero merece la pena y, en última instancia, conduce a encontrar la fuerza, la paz y la felicidad interior.

Encuéntrame aquí

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat
¡Hola! ¿Necesitas ayuda?